Nuestra Filosofía

El arte es la única disciplina que facilita el entendimiento de la experiencia estética, aquella que está más en contacto con los sentidos y nos permite asomarnos a nuestro ser emocional para entender y comunicar los sentimientos. Es esta experiencia la que hace posible el desarrollo de la inteligencia inter e interpersonal que se extiende a todos los demás aspectos de la vida del ser humano.

Una de las experiencias estéticas que vivimos de continuo es la que se despierta a través de la música, canal de expresión que abre las puertas de la persona a un mundo de trabajo, cultura, actividad intelectual y desarrollo humano.

La música debe ser parte integral de la educación de toda persona pues es inherente a todas las culturas, a aquellas tradiciones, ritos y costumbres que se trasmiten de generación en generación. En el plano personal, el estudio de la música permite explorar diferentes medios de autoconocimiento que acrecientan la apreciación de nuestra propia existencia y de las experiencias que vivimos cotidianamente. Como forma de expresión, abre canales de comunicación para establecer distintos niveles de contacto con los otros. Además, contribuye a la autodisciplina y al autocontrol y desarrolla valores como la cooperación, la responsabilidad, el respeto, el liderazgo y el trabajo en equipo.

Por ser un proceso complejo, promueve el razonamiento abstracto, la solución de problemas y el pensamiento crítico. Pero, sobre todo, despierta y refina la sensibilidad estética, lo que nos permite disfrutar de una vida más plena en conexión con lo bello.

Debido a que la experiencia estética forma parte de todos los seres humanos, la educación musical no ha de limitarse a quienes poseen dones o talentos especiales para ella; por el contrario, debe estar al alcance de toda persona, niño o adulto.

Es por eso que en la Escuela de Canto y Piano de Monterrey creemos firmemente que cualquier persona, sin importar su edad:

  • Tiene aptitudes musicales.
  • Puede desarrollar sus habilidades individuales cantando, tocando, creando, escuchando y reflexionando en torno a la música.
  • Es susceptible de experimentar lo bello a través de la música.
  • Es capaz de apreciar las culturas del mundo escuchando música.
  • Puede, en contacto con la música, llegar a un conocimiento profundo de su ser y de lo que le rodea, para su superación personal y en beneficio de su comunidad